Historia de David Goggins

 

Motivarte

Historias de motivación

David Goggins, tiene un sobrenombre que pocos podrían labrarse para sí mismos, “el hombre más duro del mundo”, no es un apodo o sobre nombre auto impuesto, se lo gano a puro trabajo y esfuerzo, a primera vista no parece ser un hombre como el de las películas de Hollywood, musculoso, alto, y todo un adonis sacado directamente del mismísimo olimpo, por el contrario es un hombre de estatura promedio, de cuerpo delgado, ojos saltones, etc., lo que hizo la diferencia en el según cuenta en numerosas entrevistas, fue su determinación a dominar sus pensamientos.

Su historia desde su niñez estuvo llena de carencias económicas, problemas familiares, bajo rendimiento académico, la excusa perfecta para acabar siendo un delincuente, digo excusa ya que lejos de ser ofensivo, muchos de los que acaban en el bajo mundo, utilizan la palabras tales como, mi padre nos abandonó, no tuve remedio, no encontraba trabajo, me discriminaban etc., para justificar su mal andar  por la vida, sé que sonara cliché,  pero eso de él que quiere se supera es una gran verdad y estará por siempre vigente, más aun con estas historias de motivación.

Lejos de estar satisfecho con su vida los hechos sucedidos durante su infancia, parecían haber corroído las bases de su seguridad como ser humano, nacido en la ciudad de New York en 1975, en el seno de una familia de escasos recursos económicos, y con un padre alcohólico y violento, aunque el padre era dueño de una pista para patinar sobre hielo, explotaba a su propia familia y la humillaba tratándolos como esclavos, el peque David trabajaba hasta la medianoche en la pista de patinaje todos los días de la semana, por lo que asistía a la escuela desvelado y  mal alimentado, la situación empeoraba cuando el negocio no iba nada bien, así creció el pequeño David Goggins entre golpes, humillaciones y desamores, todo esto lo torno en un hombre muy inseguro, sintiendo que no merecía nada en la vida,  y que solamente era una carga.

Todo cambio repentinamente cuando su madre decidió abandonar a su padre y así comenzar una nueva vida, el joven David Goggins viviría a los ocho años una nueva etapa la que sería muy difícil, ahora decidieron establecerse en Indiana en una pequeña localidad llamada Brasil.  Mas sin embargo lejos de vivir un nuevo comienzo lejos de problemas y crecer como un niño normal con amigos y juegos, la vida en Indiana los regreso de golpes a la nueva realidad, habían logrado escapar de las manos de su tiránico y explotador padre, pero ahora sin ningún tipo de ingresos, ya que el padre de David Goggins se negó a darles dinero, mas por cuestiones legales fue obligado a darles una mísera cantidad mensual, lo cual alcanzaba para poco más que un poco de alimentos para una semana.

Sumado a la dura realidad en la que vivían en Indiana, los recuerdos traumáticos de la vida de David Goggins, comenzaron a florecer y afectarlo en su vida cotidiana, en esta etapa de vida el joven David a penas cursaba el tercer grado y ya presentaba afectaciones psicológicas como tartamudeo,  así como señales físicas en la pérdida del cabello, y el aparecimiento de parches de color en su piel, como si de moretones se tratara, años más tarde David Goggins se enteró que sufría de estrés tóxico, fenómeno que se da en niños que han sufrido de abusos físicos y psicológicos en edad temprana, lo que causa un cambio en el funcionamiento del cerebro, el cual pasa a estar en un estado de alerta todo el tiempo, lo que se traduce en que nada de lo que se pretende aprender se quedara en el cerebro, ya que será reemplazado por el estado de alerta de las vivencias ocurridas durante su infancia.

Como si eso no bastara, y para sumar estrés  a la dura vida de David Goggins, su vida cotidiana en la escuela era un verdadero infierno, ya que sus profesores lo trataban como un niño tonto, y lo discriminaban por su color de piel, ya que todos en el salón eran niños blancos, al que ponían en ridículo adrede, al joven David Goggins no le quedo de otra que comenzar a copiar y hacer trampa para evitar ser expulsado del colegio, él sabía muy bien que si era expulsado de una manera u otra, su madre se sentiría culpable y quizá tendrían que regresar a casa de su padre otra vez.

David se las arregló para terminar la escuela y no meterse en problemas debido al fuerte bullying que recibió por parte de prácticamente todo el mundo, ya que si no era por su situación económica, lo molestaban por su color de piel, si no era por su color de piel lo hacían por su bajo rendimiento académico, ahora que ya era adolescente era la hora de definir su futuro y como sabemos pertenecer al ejército de Estados Unidos trae una serie de beneficios económicos y prestigio, fue la sin embargo lo que llamo la atención del adolescente fue la disciplina que puedes aprender, la que te lleva a realizar actos que el hombre común no puede, a romper las barreras del miedo, a superarse cada día.

 Así David comenzó a soñar con ser un paracaidista de la Fuerza Aérea, y se en listó en el ejército, pasando a ser recluta sin embargo existía un pequeño problema que tendría que superar y es que el joven David Goggins no podía nadar de manera adecuada un requisito indispensable para poder en listarse en el ejército y una prueba de las más básicas, sin embargo aprendió y venció su temor al menos de forma momentánea, mas sin embargo los fantasmas de su pasado lo perseguían y lo atormentaban, diciéndole que no era lo suficientemente bueno para pertenecer a la fuerza aérea, por lo que en un chequeo médico de rutina, detectaron que sus células podrían tener predisposición a la anemia, algo que no afectaba en nada su estado en el ejército,  sin embargo David Goggins tomo eso como excusa y decidió darse de baja.

Un joven David Goggins vio hundirse en fantasías su deseo de pertenecer a la fuerza aérea, se auto expulsó  y comenzó a trabajar en un empleo sin futuro, el de exterminador de plagas, el cual pagaba las cuentas pero no lo llevaba a ningún lado, comenzó a subir de peso sin control, llego a pesar 300 libras y continuaba comiendo sin control producto quizás de una profunda decepción por el rumbo que su vida estaba tomando.

La rutina de David Goggins, consistía en comer grandes cantidades de azúcar, y grasas,  durante su jornada nocturna en el trabajo, consumía muchas donas a razón de 6 donas y mucho café, para luego pasar por la mañana a desayunar a casa de su madre en donde seguía comiendo sin parar.

Luego de su habitual desayuno, el joven David Goggins, se sentó en la sala de la casa de su madre, como lo hacía usualmente para ver las noticias, sin embargo ese día casualmente al encender la televisión, el número de canal que estaba sintonizado era el Discovery Channel, no el de las noticias, y como si de una señal se tratase, un documental estaba justo iniciando, era el documental que cambiaría para siempre la vida de David Goggins, el documental trataba sobre los Navy SEAL, la que es considerada como el grupo militar de más categoría y poder táctico del mundo, lo mejor de lo mejor.

Lo que llamo poderosamente la atención de Goggins fue la fortaleza mental que tenían sus miembros, ya que en el entrenamiento sufrían toda clase de vejámenes, insultos, cargas físicas, y estos seguían adelante no importando que se les pusiera enfrente, como sabemos David Goggins arrastraba consigo traumas sufridos durante su infancia, y quizás como todos en esta vida acarreamos algún trauma, sin embargo existen casos extremos, como la infancia sufrida por David.

Ese documental, algo tan pasajero y sin sentido para algunos, fue lo que encendió en David un deseo inconmensurable por pertenecer a los SEAL, en busca más que todo de la fortaleza mental, así que con casi 300 libras de peso comenzó a informarse de como poder pertenecer a las fuerzas especiales, y comenzó llamando a todos los centros militares que pudo en Estados Unidos, buscando un programa que le permitiera en listarse, sin embargo existía un problema, aparte de no poder nadar, ahora estaba con un peso de categoría mórbida.

Al final de una semana y luego de muchas llamadas buscando algún programa para poder en listarse nuevamente en el ejército, encontró la oportunidad de su vida, en una base que estaba aceptando ex reclutas que habían abandonado el proceso de manera voluntaria, al momento que David Goggins, recibió información el programa estaba a punto de cerrarse y uno de los requisitos para reingresar a la formación como militar, era tener un peso adecuado, de no más de 191 libras de las cuales David pesaba 297 libras es decir más de 100 libras que tendría que rebajar en tan solo 3 meses antes de que se cerrara el programa de ingreso.  

Totalmente inspirado David renuncio a su empleo de poca monta, y con el poco dinero que aún le quedaba, decidió que se inscribiría en el programa, por lo que tendría que rebajar 100 libras en tres meses, así inicio un riguroso programa de entrenamiento auto impuesto, desde las 4:30 AM comenzaría su rutina de ejercicios, las cuales incluían bicicleta durante 2 horas, seguido de natación por dos horas más, además de eso asistió al gimnasio para trabajar todos sus músculos con una serie de 200 repeticiones por sesión para cada parte del cuerpo, luego regresaría a casa para 2 horas de bicicleta, por si fuera poco luego de la cena se sometería otra sesión de 2 horas más en bicicleta.

En una semana había perdido 25 libras por lo que decido agregar carreras de 4 millas diarias a su entrenamiento, así cuando llego la fecha límite para poder inscribirse tenía el peso adecuado y fue aceptado nuevamente  en el programa de reingreso.

David Goggins es el único ser viviente en completar el entrenamiento de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en tres campos diferentes, Navy SEAL, US Army Ranger School, y el Air Force Tactical Controller.

Los consejos de David Goggins para superarte: No trates de ser una copia de alguien más, no hagas las cosas por ser parte de un determinado grupo, trabaja por vencer tus miedos, busca fortalecer tus debilidades, esto solo lo lograras conociéndote a ti mismo.

Nadie vendrá a cambiar tu situación, tienes que dar el primer paso y cambiar tu realidad tú mismo.

 

Comentarios